Noticias

La Villa soriana de Almazán

30 Junio 2014

Almazán, segunda población de la provincia de Soria por el número de habitantes y por su vitalidad económica, es el centro de una fértil comarca a orillas del Duero [Alojamientos Rurales cercanos].

Su patrimonio monumental es notable y extenso, destacando en arquitectura religiosa la iglesia románica de San Miguel, joya del románico declarada Monumento Nacional; la antigua iglesia románica de San Vicente, la ermita de Jesús Nazareno, la iglesia de Santa María de Calatañazor, la de San Pedro y la de Nuestra Señora del Campanario.

Respecto la arquitectura civil, resaltar el Palacio de los Hurtado de Mendoza, con su grácil y bella galería de estilo gótico isabelino; y, por supuesto, la muralla y las tres magníficas puertas medievales que aún conserva de las seis que tuvo Almazán.

Aquí puedes ver una panorámica de Almazán

 

Un poco de Historia

La Villa de Almazán tiene origen árabe, su nombre significa en esa lengua "el fortificado", y fue fundada y amurallada en 1088 por Abderramán III, aunque para otros autores tendría origen ibero y significaría 'en el bosque' (el gentilicio adnamantino quiere decir habitante de Adnumantia, antiguo nombre de la villa en la epoca romana que significa "hacia Numancia"). Reconquistada finalmente en 1128 por Alfonso I "El Batallador" (quien la rebautizó sin mucho éxito como Placencia), se convirtió en Corte con Fernando IV, Pedro I "El Cruel" y con los Reyes Católicos. En 1158 Sancho III de Castilla crea en Almazán la Orden de Caballería de Calatrava. Su época más prospera comienza en el siglo XVI, bajo el auspicio de la familia Hurtado de Mendoza. Más tarde, Almazán fue marquesado del conde de Altamira, siendo este un título entroncado en el linaje de los Hurtado de Mendoza.

En 1512 nació en Almazán la figura soriana de mayor proyección universal: Diego Láinez, el gran teólogo del Concilio de Trento, fundador con San Ignacio de Loyola de la Compañía de Jesús. Muestra permanente del homenaje de Almazán a su ilustre hijo es la estatua de Diego Láinez que preside su Plaza Mayor. Otro personaje insigne, el dramaturgo Tirso de Molina, fray Gabriel Téllez, residió en la Villa durante el siglo XVII y murió en la misma el 12 de marzo de 1648. Un centro cultural, que lleva su nombre, recuerda su paso y vinculación con Almazán.

 

Noticia publicada en www.casasruralesensoria.com a través de CaminoSoria.com

<< Anterior Siguiente >>